9788498970876.png

Francisco de Miranda

Viaje a La Habana-New Jersey

Créditos

ISBN rústica: 978-84-96290-73-0.

ISBN ebook: 978-84-9897-087-6.

Sumario

Créditos 4

Presentación 7

La vida 7

Habana. La Mar, 1 junio 1783 9

2 9

La sonda de Occracoke, 8 junio 1783 9

Newberne. Carolina del Norte, 9 junio 1783 10

10 10

17 12

20 12

Camino de Beaufort. Carolina del Norte, 12 julio 1783 14

Beaufort. Carolina del Norte, 13 julio 1783 15

18 16

Cape Fear. Carolina del Norte, 22 julio 1783 16

Wilmington. Carolina del Norte, 22 julio 1783 17

La Mar. Georgetown, 25 julio 1783 19

27 20

La Mar. Charlestown. Carolina del Sur, julio a octubre 1783 21

15 28

30 32

La Mar. Pensilvania. Carolina del Sur, 2 noviembre 1783 a 16 enero 1784 33

20 35

10 52

13 53

Vol. 2 54

Ciudad de Nueva York, 17 enero 1784 59

29 61

West Point, 20 febrero 1784 65

26 71

Libros a la carta 79

Presentación

La vida

Francisco de Miranda (Caracas, 1750-España, 1816). Venezuela.

Hijo de Sebastián de Miranda, comerciante canario, y Francisca Antonia Rodríguez, caraqueña. Nació el 28 de marzo de 1750.

Estuvo involucrado en la Revolución Francesa, la Independencia de los Estados Unidos, y de Hispanoamérica.

Estudió en la Universidad de Caracas y fue uno de los hombres más cultos de su época. Tenía conocimientos de matemáticas y geografía y dominó el francés, el inglés, el latín y el griego. En 1781 combatió junto a tropas españolas, a favor de las fuerzas independentistas, en Pensacola (colonia inglesa en la Florida).

Poco después se fue al Reino Unido en busca de apoyo en su pretensión de independizar Hispanoamérica. También con ese propósito fue, en plena Revolución Francesa (1792), a París. En Londres vivió con su ama de llaves, la inglesa Sarah Andrews, con quien tuvo dos hijos. En 1805 viajó a Nueva York y en 1806 marchó en una expedición revolucionaria a Haití. Y más tarde se dirigió al puerto de Ocumare, en Venezuela, donde fue derrotado por los españoles.

Miranda fue arrestado el 31 de julio de 1812 por un grupo de civiles y militares, entre ellos Simón Bolívar. En 1813 fue conducido a España, a la cárcel del arsenal de La Carraca (Andalucía). Allí murió el 14 de julio de 1816.

Este libro relata un viaje de Francisco de Miranda por Cuba y los Estados Unidos... Miranda traza aquí un fresco de la sociedad americana del siglo XVIII.

Con este tipo de libros se inaugura algo que casi se puede considerar un nuevo género: el viaje en sentido inverso, la visión del mundo relatada por los nativos del continente americano. Cabe añadir que el ciclo de textos de viaje de Miranda comprende además a Europa Occidental y Rusia.

Habana. La Mar, 1 junio 1783

A las nueve de la mañana me hice a la vela en la balandra americana la prudente su capitán J. Wilson: mi buen amigo don Ignacio Menocal estuvo a verme y despedirse hasta el último momento, ofreciéndome su proceder cada día más y más fundamentos para admirar su probidad y sano juicio en el centro del vicio y la corrupción. ¡O grata idea a mi memoria! Asimismo se hizo a la vela toda la escuadra y convoy español que a las órdenes del teniente general don Josef Solano se dirige a Cádiz, llevando a su bordo la mayor parte del ejército de operaciones y por valor de cerca de 60 millones pesos en especie y frutos; cuyos productos habían estado retenidos en nuestra América desde la declaración de la guerra.

2

El viento y corrientes han sido tan favorables, que al amanecer solo descubrimos dos pequeñas embarcaciones del todo de la escuadra y convoy: al mismo tiempo vimos el pan de Matanzas; y dirigimos nuestra ruta a desembocar el canal de Bahamas. Al día siguiente al amanecer avistamos tierra y por ella reconocimos ser Cabo Cañaveral y estar por consecuencia desembocados. El viento continuo siempre fresco por el O. de suerte que el día 5 pasamos la latitud de Charlestown donde era mi designio desembarcar; pero el buen capitán Wilson ya sea porque el viento no fuese muy favorable, o porque a él no le acomodase, que es lo más cierto, procedió desde luego a la Carolina del Norte sin embargo del ajuste y promesa que dio a mi amigo James Seagrove de llevarme a Charlestown; no parece que es hombre delicado en este género de materias.

La sonda de Occracoke, 8 junio 1783

El ocho por la tarde recibimos piloto, pasamos la barra de Occracoke y dimos fondo en la Sonda inmediato a un pequeño lugarejo que está sobre el banco Core y es la habitación de los pilotos que conducen las embarcaciones que llegan a la Barra. Cuantas gentes vinieron a nuestro bordo en el bote del piloto me parecieron sumamente robustos y corpulentos; lo mismo noté en las mujeres y niños que vi después; las gentes del país atribuyen este efecto al alimento que no es más que pescado, ostras y algunos vegetales que cogen en unos pequeños jardines que cerca de las habitaciones cultivan y es cuanta agricultura les he conocido: la gente de mar repugna siempre toda idea de agricultura: el aire del mar creo contribuye principalmente a la salubridad del paraje y no dudo que el pescado compuesto en el simple modo que ellos le comen contribuía a la procreación extraordinaria, pues lo mismo se observa con la gente pobre en Málaga y otros puertos de mar. La Viruela parece que es su enemigo capital, pues antes de llegarse a nuestra embarcación nos hicieron hacer mil protestas de que tal contagio no venía a bordo. Los botes de que se sirven son de una excelente construcción para la mar y así se aventuran largo con todos tiempos; su Construcción y tamaño no se diferencia al parecer de los que usan nuestros navíos de guerra sino en que éstos en lugar de popara tienen otra proa de modo que rompen hacia todas partes sin la precisión de virar y que son sumamente ligeros; sus galigos y delgados me parecen también muy diversos: la construcción es tan barata en estos parajes, que por uno de los mejores me pidió el amo ochenta pesos y no dudo que si hubiéramos venido a ajuste lo hubiera dado por setenta.

Newberne. Carolina del Norte, 9 junio 1783

El nueve a las diez de la mañana nos hicimos a la vela en demanda de Newberne y habiendo navegado como cuarenta millas en todo el resto del día y noche por esta sonda que es bastante peligrosa (hace pocos años se perdieron en ella más de sesenta velas mercantes que componían un gran convoy que estaba aquí al ancla; sin que quiera suponerse sería tal vez falta de buenos pilotos, pues lo que hay allí son en mí concepto los más cuidadosos y hábiles que he visto) al siguiente día temprano entramos en el río Neuse y navegando cincuenta millas más sobre él, con viento fresco del N. E. llegamos a las doce y media del día a la ciudad de Newberne, capital de este Estado. Su situación es agradable en la confluencia justamente de los ríos Trent y Neuse, este particularmente es espacioso y su navegación agradable, sus orillas por una parte y otra están cubiertas de cerrado, espeso bosque bastante frondoso y algunas habitaciones con poca agricultura en sus inmediaciones.

10

A las cinco de la tarde bajé a tierra y tomé alojamiento en la Taberna de mister Oliver, pagando un peso diario por comida alojamiento &c.; cuyo precio me ha parecido sumamente barato en comparación del aseo y buen trato de alojamiento.

Los principales habitantes que se hallaban allí a la sazón son mister Ogden, mister Blount marqués de Britgney (oficial francés en servicio de este Estado) mister Oram, mister Cooke; mister Seatgreaves, mister Ellis, mister Schilbeack, mister Goff, monsieur Heró, doctor McClure, doctor Halling, mister Johnston monsieur Mayoli &c. me estuvieron a visitar y obsequiaron con la mayor hospitalidad; cuyo buen trato ha durado todo el tiempo de mi residencia; sin embargo, de que sus ideas en general no son aún muy liberales y que el Sistema Social está todavía en mantillas. Las mujeres (con particular las casadas) guardan una reclusión monástica y tal sumisión a los maridos cual no tengo visto jamás: visten con aseo y toda su vida es domestica. Luego que se casan se segregan de toda amistad intima y sus miras tornan enteramente al cuidado de su casa y familia; el primer año de casadas juegan el rol o papel de amantes, el segundo de crianderas y el tercero y resto de amas de llaves. Las solteras por el contrario gozan de toda libertad y van solas a pasarse donde gustan, sin que sus pasos se observen... Los hombres visten con negligencia y groseramente; todos fuman tabaco por lo general en pipa y lo que es más lo mascan con tanto exceso que algunos me aseguraron no poder irse a la cama y reconciliar el sueño sin tener la mascada en la boca.

Pocos días después de mi arribo a este paraje, tome conocimiento con mister Nash y el coronel Spaight, que viven en sus casas de campo a dos y tres millas de la ciudad montando el río Trent: el primero es excelente jurisconsulto y ex gobernador del Estado en las pasadas emergencias, su trato y comunicación, como igualmente el de toda su familia (el joven Witherspoon incluso) me produjeron muchos ratos de agradable sociedad, e instrucción el otro es Joven de buenas ideas y excelente disposición para sobresaliente instrucción si continua en su plan de estudios y viajar: ambos son electos Delegados al congreso por el año siguiente.

La población de esta ciudad se compondrá de quinientas familias de todas clases: las casas son tal cual y pequeñas por lo regular, bien que cómodas y aseadas; casi todas son de madera. La iglesia y casa de asamblea son de ladrillo y correspondientes al lugar. El mejor edificio de todos y que realmente merece la atención de un viajero instruido es el palacio que llaman, construido hace dieciocho años por un hábil arquitecto inglés (mister Hauks) que a este efecto vino de Inglaterra con el gobernador Trion. Y aún permanece en la ciudad: le he tratado muy particularmente y posee un carácter admirable: me franqueo un plano exacto del edificio y jardines que da cabal idea del todo (plano número 1). La fábrica es toda de ladrillo y su construcción en el gusto puro Inglés; todos sus adornos sumamente sencillos y colocados con bastante gusto, e inteligencia: en el gran salón de audiencia, o asamblea hay el adorno de una chimenea en mármol de buen gusto, trabajada en Inglaterra; y según se infiere por una inscripción que se lee sobre la puerta interior del pórtico, es regalo que hizo Sir William Doctoraper; quien estuvo aquí a su vuelta de la expedición de Manila en el año de 63, a visitar a su amigo Trion. La situación del edificio sobre los bordes del río Trent en un paraje algo elevado le da el comando de un prospecto de más de doce millas sobre el otro río Neuse y hace su situación bastante agradable.

17

Este día se declaró en el campo a son de cada, una compañía de milicias sobre las armas (cada soldado y oficial con su vestido y fusil de distinta especie) y descarga de cuatro pequeñas piezas de campaña; que a este efecto se llevaron de antemano; la suspensión de armas y tratados preliminares con la Inglaterra por remate de fiesta a eso de la una del día hubo un Barbecue (esto es un cochino asado) y un tonel de ron, que promiscuamente comieron y bebieron los primeros magistrados y gentes del país, con la más soez y baja suerte del pueblo; dándose las manos y bebiendo en un mismo vaso. Es imposible concebir sin la vista, una asamblea más puramente democrática; y que abone cuanto los poetas, historiadores griegos nos cuentan de otras semejantes entre aquellos pueblos libres de la Grecia. Al remate hubo algunos embriagados, se trompearon de buena gana, hubo un herido y al anochecer cada uno se retiró a dormir, con lo cual y quemar algunos barriles vacíos por modo de feu-de-joy concluyó la fiesta.

20

Pocos días después estuve a ver la habitación de mister Green distante doce millas del lugar, es uno de los más principales Farmers del Estado; su carácter, probidad y edad son remarcables; ésta excede ya de ochenta y cinco años, sin que en la salud, robustez y actividad se note la menor decadencia, su humor es festivo y agradable constantemente. La casa está situada sobre una pequeña altura y al pie hay dos o tres fuentes que producen agua en abundancia sumamente cristalina y hermosa; la agricultura que se ve a las inmediaciones es poca cosa y consiste principalmente en maíz, batatas y árboles frutales que forman una extensiva Orchard (jardín frutal). Sus casas de campo por lo común son cómodas y aseadas, bien que como se ha observado ya en las de la ciudad, algo pequeñas. No puede negarse lo industrioso de los habitantes, pues con motivo de la guerra y general escasez de manufacturas, cada vecino estableció un telar en su casa de campo, donde fabricó telas de algodón y lana para vestir toda su familia; algunas he visto de muy buen paño y dibujo con las manzanas, peras y duraznos hacen muy buena cidra y Aguardiente. Entre los animales que tenía allí este venerable anciano noté un cisne de hermosa figura y que aún parecía joven, sin embargo de que por el cómputo que su amo hacía, tenía ya más de sesenta años de vida: ¡rara constitución por cierto, en tan pequeño individuo! Al ponerse el Sol me volví a Newberne en compañía de los amigos Oram y Cooke, que me hicieron el gusto de acompañarme en esta excursión, pues sin embargo de que mi ánimo era permanecer en compañía del buen viejo por tres o cuatro días, la casualidad de haberme querido recostar un poco después de comer, cuando un tropel de chinches me salieron a recibir en la cama; me hizo mudar luego de dictamen: este insecto es tan común y abundante en el país que todas las casas están contaminadas por lo general, a lo que contribuye no poco el que sean de madera: todo el tiempo de mi residencia me vi precisado a dormir en el suelo en medio de una sala, pues no hubo remedio de extinguirlas de la cama y son de un tamaño tan extraordinario, que una sola abulta por tres, o cuatro de las comunes en Europa. Otro animal hay también que no contribuye a incomodar menos el oído por la noche; la cantidad y especies distintas de sapos es tan inmensa que la música se oye a una gran distancia y como el país todo está cubierto de ríos, ciénegas y pantanos no faltan músicos en todas partes: unos hay particularmente que llaman Bull Frogs, cuyo canto asimila perfectamente el bramido del toro; su tamaño es como cuatro veces uno de los comunes en Europa. Entre las aves de canto hay una que ciertamente es admirable y merece particular atención; ésta es la que llaman Mocking Bird (o arrendajo) su melodía y variedad de tonos es tan admirable que no cabe descripción; y lo mejor es de que son tan comunes que cada vecino que tenga un árbol a las inmediaciones de su casa, puede estar seguro de su rato de música en el discurso del día... ¡bravo contraste al de la música nocturna de los sapos! —su forma y color es semejante a la de los sinsontes de la Nueva España.

Otro día estuve a ver la plantación de mister Ogden en su compañía, la del coronel Blount, Seatgreaves y el joven Ogden; vi sus plantíos que comúnmente consisten en maíz, cebada, trigo y batatas; los árboles frutales estaban tan cargados de fruta, particularmente manzanos, perales y duraznos, que el que no estaba apuntalado, tenía la horqueta rota y ramas desgajadas con el peso de la fruta. Los habitantes observan este espectáculo no con aquel agrado que el pasajero, pues saben por experiencia que el año de mucha fruta, sobran por todas partes tercianas; cuya enfermedad es muy predominante en el país y les arruina insensiblemente la constitución y complexión personal, tornando pálidas las más rozagantes teces europeas.

Algunas damas, sin embargo, conservan sus colores bellos y su salud en el mejor estado, el número de mis más favoritas y conocidas son miss Oram, miss Leéis, miss Nash, miss Elis señor, miss Schilbeack, miss Cooke, miss Cooke Sr, miss Oliver y miss Egliston, su trato es algo encogido, pero su sociedad cuando se ha conseguido alguna confianza y familiaridad es agradable y jocosa; miss Stanley (cuyo marido estaba ausente y es el principal comerciante del paraje) es dama de muy buenos modos y circunstancias, no tuve el gusto de tratarle de cerca; miss Cogdell su hermana es una de las más bien parecidas y floridas complexión que he visto en toda la América.

Camino de Beaufort. Carolina del Norte, 12 julio 1783